La nueva era de la digitalización y su inserción en la sociedad

La revolución tecnológica sin duda ha afectado a todos los sectores de la sociedad, y aunque podemos afirmar que consigo a traído muchos beneficios, es necesario revisar aquellas cuestiones que se han visto afectadas negativamente. Así pues, vamos a dedicar el post de hoy a tratar sobre el impacto que ha tenido la tecnología en el sector empresarial. En especial, en relación con el salario de los trabajadores.   

La aparición de nuevas formas de trabajar ha supuesto una revolución a nivel empresarial; la digitalización, las aplicaciones que facilitan la comunicación y agilizan el trabajo, incluso el blockchain. Las compañías deben de adaptarse a las nuevas realidades, ya que de lo contrario quedarían obsoletas ante un mercado muy competitivo. El proceso de transformación digital y adaptación hace un tiempo que ha empezado, pero aún queda mucho camino por recorrer. No es un proceso fácil.  

Así pues, algunos de los puestos tradicionales han sido suprimidos y se han implementado nuevos puestos de trabajo enfocados en la digitalización. Actualmente ya no necesitamos ir a un restaurante para degustar la comida de un local en concreto, sino que a través de Glovo puedes saborear sus platos des del sofá de tu casa. Como tampoco es necesario tener una moto propia, gracias a diversas aplicaciones como eCooltra o Yego puedes utilizar una moto en cualquier lugar de la ciudad, y pagas por minuto utilizada. Y así encontraríamos una larga lista. 

Pablo Hernández de Cos, el gobernador del Banco de España, así lo ha confirmado en unas declaraciones donde trató el impacto de la digitalización en la economía. En concreto, puso énfasis en el hecho que “los trabajos de calificación media pierden valor o desaparecen, mientras que hay un aumento en la demanda de los perfiles de trabajo altamente calificados vinculados a las tecnologías digitales”, comentaba Cos.  

Pero resulta que una de las consecuencias directas de dicha nueva realidad puede ser una mayor desigualdad de ingresos. Resulta que actualmente las empresas digitales están invirtiendo más, pero se topan con el problema de retención del talento. Es decir, tal como destacó el gobernador, España dispone de 0,27 investigadores por cada 100 empleados en el sector privado. Mientras que el promedio de la UE es de 0,45 en 2017. En conclusión, es necesario seguir invirtiendo en digitalización y activos intangibles implementando una tecnología digna de trabajo para evitar la fuga de cerebros.  

Pero no todo es negativo: se habla de una mayor automatización de las operaciones que puede hacer cambiar la estructura del mercado en positivo; también se habla de un gran impacto en el sector de la banca en arras de ganar eficiencia, ahorrar costes y ofrecer nuevos servicios a los clientes, etc. Por tanto, a grandes modos podemos considerar que la digitalización consiste en la adecuación del modelo de negocio de la empresa para adaptarse al cambio que han sufrido los hábitos y costumbres de los consumidores. Dicho proceso debe de ser gradual, involucrando a todas las áreas y basado en una cultura de apertura.  

Ahora bien, es necesario tener siempre en cuenta que estamos hablando de una gran cantidad de información que es subida a la red, de manera que invertir en ciberseguridad es clave para su efectivo desarrollo y éxito en el futuro próximo.  

Artículo: https://www.lavanguardia.com/economia/20191105/471389670084/digitalizacion-economia-retos-dudas-banco-espana-cos.html 

La nueva era de la digitalización y su inserción en la sociedad