Compliance

CONCEPTO

Uno de los trending topic de los últimos tiempos en el mundo legal es sin duda el término Compliance. Sin embargo, su significado sigue siendo desconocido para muchos. Así pues… ¿qué es realmente el Compliance? En el intento de hacer una definición fácil de comprender, podríamos decir que se trata de un conjunto de normas que las empresas establecen, tanto en su ámbito interno como externo, con el objetivo de mejorar su forma de actuar siempre adecuándose a la ley. Así pues, podríamos hablar de políticas o procedimientos que tienen por fin de conseguir mejores prácticas, códigos éticos, anticorrupción, protección de datos, etc.

UN POCO DE HISTORIA…

El origen de dicho concepto remonta en los años 70 y 80 en Estados Unidos. Época en la cual se produjeron muchos escándalos financieros que conllevaron graves consecuencias por distintas corporaciones y para la sociedad en general. Así pues, se vio la necesidad de implementar un seguido de leyes y conductas obligatorias para evitar posibles conflictos en el futuro.

Aunque tarde, en España también se implementó el concepto de compliance principalmente importado por empresas extranjeras que decidieron establecerse en el país. Así pues, se extendió rápidamente a las empresas nacionales e incluso llegó a implementarse en las PYME.

En la actualidad contamos con un gran volumen de producción normativa destinado a garantizar al máximo las buenas prácticas de las empresas. Sobre todo, existe una gran regulación en los ámbitos de protección de datos y blanqueo de capitales.

LAS 5 ACTUACIONES CLAVE

El compliance se perfecciona con el cumplimiento de 5 factores clave los cuales se coordinan entre sí y son:

  1. Identificación: es necesario identificar loso riesgos que puede adoptar la empresa, analizando su severidad, impacto y probabilidad de ser dados.
  2. Prevención: una vez analizado los riesgos es necesario establecer las políticas y procedimientos de control adecuados.
  3. Monitorización y detección: establecer un encargado de supervisar que las políticas y procedimientos sean implementados de forma adecuada. Además, debe llevar a cabo auditorias periódicas y precisas.
  4. Resolución: en caso de problemas en la aplicación de los procedimientos, se deben tomar medidas para solventarlo de la mejor manera posible.
  5. Asesoramiento: los directivos y trabajadores deben ser informados de la normativa vigente para poder aplicarla de forma correcta en su trabajo diario.

 

 

RESPONSABILIDAD PENAL

Finalmente es necesario incidir en la responsabilidad penal que puede incurrir una empresa que incurra en conductas ilícitas. La reforma del Código Penal del 2010 introdujo la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Así pues, las empresas pasaron a responder, no solo a las sanciones económicas de gran cuantía que se les podía imponer por incurrir en prácticas ilegales, sino también a tener que responder por un delito.

Recientemente se ha introducido una modificación entorno a esta responsabilidad. En ella se establece que la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad cuando haya adoptado y ejecutado las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir los delitos o reducir de forma significativa el riesgo de su comisión. En estos casos, la comisión de un delito no irá acompañada de una sanción. Un órgano interno a la empresa, el cual gozará de autonomía, será el encargado de supervisar esas medidas.

 

En definitiva, el compliance es una buena forma de aumentar la seguridad jurídica, tan necesaria en nuestro ordenamiento jurídico.  Garantiza la transparencia, publicidad, igualdad de trato y libre concurrencia. El sometimiento de las empresas a un control exhaustivo evitará posibles fraudes en el futuro.

¡Hacer bien las cosas es más fácil de lo que parece!

 

Compliance