Blockchain: una nueva realidad

En los últimos tiempos se ha oído mucho hablar del término blockchain. Una nueva realidad que está revolucionando todo tipo de sectores. Pero son muchos los que aún se preguntan qué significa exactamente dicho término, y en concreto en que consiste su implementación en la sociedad.  

El Blockchain (también conocido como Cadena de Bloques) se trata de un protocolo de transferencia de información en Internet. Es decir, una base de datos protegida en la cual los usuarios en cuestión deben de verificar una transacción para que tenga lugar de forma efectiva. En definitiva, es el adiós definitivo a los intermediarios.  

A modo de ejemplo y para facilitar su comprensión veamos el siguiente ejemplo: Ana decide enviarle dinero a su hija Mireia así que dispone de dos métodos para hacerlo. El primero es el procedimiento típico el cual se realiza a través de un banco intermediario. Éste será el encargado de controlar los datos en todo momento. Ahora bien, existe un segundo método y es a través del blockchain donde Ana y Mireia serán las únicas que tendrán el control sobre sus datos. Dicha tecnología impide que un tercero intervenga en el sistema y se beneficie de él.  

A grandes rasgos, el procedimiento que se sigue es el siguiente: 

  • A quiere enviar dinero a B 
  • La transacción se representa en la red como un “bloque” 
  • El bloque se transmite a todas las partes de la red 
  • Los que están en la red aprueban que la transacción es válida 
  • El bloque entonces puede añadirse a la cadena, lo que proporciona un registro transparente sobre las transacciones  
  • El dinero se mueve de A a B 

En definitiva, la Cadena de Bloques puede ser equiparada con un gigantesco libro de cuentas que registra todas las transacciones para proteger su seguridad y privacidad. Además, es necesario saber que sirve para todo tipo de transacciones, no solo de contenido económico. En concreto, se habla de su implementación en los siguientes ámbitos: 

  • Consorcios financieros  
  • Registro de propiedades 
  • Pagos en el mundo real 
  • Almacenamiento en la nube 
  • Identidad digital
  • Música 
  • Servicios públicos / gubernamentales  
  • Seguridad social y sanidad 
  • Gestión de autorías 

El blockchain, pues, ha aparecido como una gran revolución y tiene como principal objetivo evitar la comisión de fraudes en la red. Una tendencia que en los últimos tiempos ha ido al alza. Además, dicha tecnología evita el deber de pagar la comisión que los intermediarios cobran por realizar las transacciones respectivas. Y finalmente, es sin duda un mecanismo efectivo de protección de datos de los usuarios. Así pues, ahora nos toca esperar a ver los resultados a largo plazo de su aplicación, pero parece que ya está siendo y más lo será en el futuro,  revolución para la sociedad. 

Blockchain: una nueva realidad