Anteproyecto de la Ley de Fomento del Ecosistema de Startups

El Gobierno Español actual tiene como uno de sus objetivos principales el fomento de una normativa que ayude a las startups a promorcionarse. Se trata de adaptar la legislación del país a la nueva realidad.

El pasado 18 de diciembre de 2018, la Secretaría de Avance Digital del Ministerio de Economía y Empresa, publicó una Consulta Pública en su portal web, realizada en virtud del artículo 26.2 de la Ley 502/1997, de 27 de noviembre.

El objetivo era facilitar un espacio donde toda aquella persona interesada en éste ámbito pudiera compartir sus opiniones, sugerencias y observaciones sobre cómo debería de elaborarse la nueva Ley de Fomento del Ecosistema de Startups y qué contenido debería aparecer en ella.

El 25 de enero de 2019 se cerró la Consulta Pública, y la Secretaría de Avance Digital se ha puesto a recopilar la información recibida y a establecer las directrices clave de lo que será la nueva Ley.

Los principales problemas que solucionar 

Una definición de startup puede ser la siguiente: «empresas de reciente creación, normalmente fundadas por emprendedores, de base tecnológica, innovadoras y con una elevada capacidad de rápido crecimiento». 

Resulta que cada vez más este nuevo modelo de formato de empresa se está implementado de forma más notable en España. Una clara muestra del auge de las startups es el Mobile World Congress, concretamente el 4YFN (4 Years From Now). El cual tiene una repercusión mundial muy importante para el país. Y donde se puede ver una gran muestra de nuevos proyectos con pocos años de vida. O el gran número de incubadoras, programas de acceleración, etc., que augmentan diariamente en nuestras ciudades.

Así mismo, las empresas están implementando nuevos modelos de trabajo que se asimilan al de las startups porque hacen más ágil y eficiente su día a día. Y en la mayoría de casos, con el uso de herramientas tecnológicas.

Por todo ello, una regulación legal firme que garantice la mayor seguridad jurídica posible es muy imporante. El mundo tecnológico es muy interesante y imprescindible para su utilidad. Pero como siempre decimos, tiene aspectos de riesgo que se deben tener en cuenta. Uno de los más importantes es la inseguridad en cuanto a la privacidad de los usuarios y su información.

Nos encontramos ante una transformación global que está modificando nuestras relaciones sociales y económicas y que necesita normativas apropiadas.

La normativa actual

Actualmente la actividad de las startups se encuentra regulada pora diversas leyes, en especial mercantiles y tributarias. Ahora bien, todas ellas imponen unos requisitos excesivamente gravosos para sus iniciativas. Y, además, no tienen en cuenta las particularidades de estos nuevos modelos de negocio.  

Destacamos las siguientes leyes:  

  • Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.  
  • Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. 
  • Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad.  
  • Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial que regula el “crowdfunding”.   

 Los objetivos de la norma

El objetivo de la normativa ha sido fijado de manera muy clara por el Gobierno: “crear un marco legal adecuado al emprendimiento de base tecnológica, permitiendo flexibilidad que requiere el dinamismo del ecosistema innovador, y tratando de dotar a España de una legislación adaptada a la realidad de las startups 

Por ello, los objetivos principales de la normativa, y en consecuencia que se pretendieron recopilar con la Consulta Pública son:  

  • La delimitación conceptual de las startups 
  • Establecer cuáles deberían ser los requisitos, incluyendo de solvencia técnica y económica, que habrían de cumplir los agentes inversores privados o business angels. 
  • Identificar las deficiencias del ecosistema emprendedor español. Así como los elementos necesarios para convertirlo en un verdadero ecosistema innovador.  
  • Fijar las medidas concretas que se deberían establecer para el apoyo e impulso a la creación y actividad de las startups 

Conclusiones 

Ya son muchos los países europeos que han elaborado sus propias normativas internas para favorecer la creación de startups. Por ello, es vital que se elabore cuanto antes una normativa adecuada a la realidad del momento. 

Anteproyecto de la Ley de Fomento del Ecosistema de Startups